Concurso de relatos sobre enfermedades crónicas

Concurso de relatos sobre enfermedades crónicas
Concurso de relatos sobre enfermedades crónicas. Pincha sobre la imagen y ...¡Participa!

13 de marzo de 2010

VISIONES


Una vez, hace mucho mucho tiempo, vivía en una vida que no tiene nada que ver con la que estoy viviendo ahora. Hace mucho mucho tiempo era una persona con miedos, muchos miedos, con inseguridades, sin confianza y sobretodo, una persona con unos valores de los que hoy en día apenas quedan restos de ellos.


El pasar por mi lucha contra este enemigo de nombre feo me ha reportado una calidad de vida que antes dudaba que existiera, tan solo en películas. Cual el protagonista de una película en la que le visita su ángel de la guarda y le muestra su vida en un futuro si sigue por donde va, así me he sentido yo, aunque en lugar de ser mi ángel de la guarda quien me visitó, ha sido el cáncer (¿debería llamarlo cáncer de la guarda?). Es que he tenido un sueño en el que mi vida anterior se cruzaba con la de ahora, y he comprobado lo equivocado que estaba.


Para empezar, me ha cambiado por completo el concepto de la palabra miedo. Cuando ves que tu vida pende de un hilo, comprendes lo que es el miedo, y no es otra cosa que el privarte de gozar de todo lo bello que te rodea, de todas esas experiencias que vamos viviendo día a día, segundo a segundo, y a veces no prestamos atención. El miedo que antes yo sentía era tangible, se podía palpar, era un miedo material, pero he aprendido que eso no es miedo; el miedo no se puede medir, no se puede contar, no se puede tocar, el miedo es todo aquello que te priva de alcanzar la felicidad, la estabilidad emocional, la confianza en ti. El miedo es lo que hace que tus sueños carezcan de credibilidad.


Para mí, la salud no era más que una forma de ganarse la vida otras personas; los que te venden el jarabe milagroso para quitarte la tos, los que miran a través de una lupa electrónica el interior de tu oído, y los que te tocan la campanilla con una paleta de helado. Pensaba que la salud era algo innato a nuestro organismo, que no se iría nunca. Pero hoy sé lo que es la salud, y no es otra cosa que el pilar de nuestra vida. Hoy para mí, la salud es mi más preciado tesoro, aquello que debes esconder para que no te lo quiten.


Quizá antes pudiera considerarme avaricioso, porque ansiaba tener todo lo material que se pudiera tener. Quería ser rico, millonario, pensaba que la felicidad se medía en monedas, que cotizaba en bolsa, pensaba que la calidad de vida estaba ligada a la cantidad de dinero que se poseía. Cuantas horas de sueño perdí por planear la forma de ganar más y más dinero. El dinero es efímero, va y viene, viene y va, pero la felicidad no. Una vez que te topas con ella es imposible dejarla escapar. No se compra, no se vende, no se presta. Hoy en día sigo siendo avaricioso, pero avaricioso de felicidad.


Quizá suene a místico, a fantástico, a irreal, pero he tenido una visión, y quiero seguir viviendo esta nueva vida, no cambio nada de lo que tengo. Porque soy rico en felicidad.

9 comentarios:

Duna dijo...

Me ha encantado este texto Carlos, me he sentido muy identificada con él.
Ese miedo q tú y yo conocemos es el verdadero miedo... yo antes sentía miedo por cosas insulsas... hoy sé lo q significa ese miedo y no quiero q vuelva.
Besotesss

Lou Perea dijo...

Quizás el enemigo de nombre feo deba atacarme a mí para aprender algo. Yo soy torpe, dura de cabeza, a mí todo esto sólo me ha llevado a tener más y más miedo, a saber que aunqe ponga todo mi esfuerzo la salud es algo que no depende de uno mismo. Me ha llevado a ser egoista e intolerente, con todo el mundo, con los que tiran su tiempo la basura, los que se juegan su salud, con todos. Yo lo único que se es que a esta lotería me obligan a jugar y no se por donde escaparme. Aún así, me alegro de ser así de torpe, a ver si entre unos y otros me cambiais.
Besos

Lou

Federica Pulla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Federica Pulla dijo...

Mi vida es un miedo constante. Miedo a cada cita médica. Miedo a lo que pueda esperarme en el futuro inmediato. En definitiva, miedo a lo desconocido.

Nunca he sido ambicioso y me he conformado con pocas cosas materiales y, mecagoenlamar, esta enfermedad parece que me arrebata por momentos instantes valiosos de mi vida. Y me niego a ello. Intento positivizar todo lo más posible, pero parece que estoy perdiendo el rumbo.

Ya os contaré cuando vuelta a tomar el control. Me siento como un barquito de papel en mitad de una gran tormenta. Más o menos.

SOL dijo...

Carlos gran suerte la tuya de vivirlo con esta positividad, yo como familiar no debo estar aún en esa dimensión, cambiaría todo desde el principio al final de este proceso, como dice Miguel, yo tb me siento barquito papel,aunque de momento con calma chicha.
Preciosa entrada.
Cuídate mucho
SOL

Anónimo dijo...

Bonito lo que escribes Carlos.Como te entiendo.Yo suelo decir , si el cáncer me estás haciendo ser como soy, bendito sea...
Un beso mantenemos el contacto
Carme
carmenfelez.blogspot.com

Doria dijo...

Desde luego que eres una de las personas más ricas de este mundo, y lo mejor, no porque lo digan los demás, sino porque lo sabes!!!!
Tú le regalaste a Manu lo de que la enfermedad es mucho de cabeza y anda que no es verdad...
Me encanta como ves las cosas, esa claridad es lo que te va a dar la libertad para disfrutar cada segundo de tu vida y que el miedo y la angustia no te aguen la fiesta.
Mil besos

Anónimo dijo...

siempre sigo lo que escribes, y se parece a lo que siento... con todo lo que nos pasa creo que la palabra cáncer ysa no es tan fea, gracias a ella hoy somos tan felices...aunque me quedara un solo día de vida sería tan feliz, mucho más que algunas personas que se mueren de viejos y no difrutan de los pequeños momentos.gracias por ayudarnos dando ánimo con lo que escribes.

pepe muy vivito dijo...

Hola amigos, soy nuevo en esto del blog..en cáncer un experto je.je, 14 añitos llevo en ello y contra todos los pronósticos...ganando la batalla, he dejado en el camino a mis padres, hermano...mi amado hijo...y aquí estoy....feliz feliz de sentirme vivo, no de vivir,de aprender cada instante de mi vida a disfrutarlo como quien aprecia un exquisito manjar regalado...que no somos conscientes de las "cositas" realmante importantes en la vida hasta que nos enfrentamos a su prima hermana...vestida de negro.
Pienso aportar toda mi amplia experiencia sobre este tema, incluido los tratamientos recibidos y sobre todo....los libremente escogidos....
Eminentes médicos, de pago, me confiesan estar sorprendidos...yo por dentro sonrío, querido doctor, amigo mío..., yo sé que tú no deseas mia mal, pero soy consciente de las limitaciones que todos llevamos dentro....a pesar de vestir de blanco.....patente de corso para en algunos casos...enterrar a amigos.
Ánimo a todos, creerme, ¡¡ ánimo¡¡ la vida es bella, la felicidad es disfrutar con el camino...bebida gota a gota...no hay fuente alguna en destino. Somos fuertes...somos muchos. Desde la primera línea de fuego, a vosotros amgas y amigos...un fuerte abrazo.
Pepe...el muerto bien...bien vivito

Si te gustó esto, tal vez te interese...

Related Posts with Thumbnails